CLICK AQUÍ PARA ESCRIBIRNOS

10 consejos para vivir en una residencia universitaria

10 consejos para vivir en una residencia universitaria
28 abril, 2018 Residencia Universitaria Santa Rosa de Lima
consejos

Algunos consejos para saber cómo sobrevivir viviendo en la residencia con compañeras de cuarto y baños compartidos.

Vivir en una residencia; esto da miedo o alegría en los corazones de los estudiantes de primer año. Para muchos, esta es la primera vez que han vivido lejos de casa. Para mí, vivir en la residencia en la Universidad de Salamanca significaba que también estaba a cinco horas de los ojos vigilantes de mis padres. La libertad nunca supo tan dulce.

En realidad, es mentira. La libertad apestó durante los primeros dos meses.

“Como siendo introvertida, luché para salir y conocer gente nueva”.

Claro, hubo eventos pensados para presentarte a compañeras de residencia, pero había tanta gente nueva que me costaba mucho recordar el nombre de alguien, y mucho menos construir relaciones fuertes.

Recopilación de consejos

Me gusta pensar que he aprendido un par de cosas sobre cómo aprovechar al máximo la vida en la residencia, así que he recopilado algunos consejos para aquellas de ustedes que están pensando en vivir en la Residencia Santa Rosa de Lima en Salamanca:

consejos

Deja la puerta abierta.

No puedes conocer gente si siempre estás escondida en tu habitación. Además, es mucho más fácil mantener una conversación con alguien en tu propio territorio que luchar por ser escuchada en medio de un grupo grande.

Así es como conocí a mi mejor amiga María. Unas semanas después de entrar en mi residencia, se cortó la luz, sumergiendo todo nuestro suelo en la oscuridad. Mi papá trabaja para una empresa de Electricidad, así que tengo una gran colección de mini linternas de todos sus eventos promocionales; las encendí y las colgué del techo para que parecieran estrellas. Viendo mi espectáculo de luces personalizado, María se unió y seis gloriosos años de amistad han pasado volando.

Tómate tiempo para hacer amistades.

La universidad no es todo acerca de los libros. Sí, las notas son importantes, pero cuando consigues ese primer suspenso en un examen en el que te rompiste el trasero (y sucederá) son tus amigas los que aparecerán a las 2 a.m. con golosinas, refresco, y un hombro en el que llorar. Tu vida social es lo que hará de tu experiencia post-bachiller una gran experiencia.

Escoge tus batallas y no te preocupes por las cosas pequeñas.

Recuerdo la primera vez que María entró a mi habitación llorando porque tuvo una discusión con una de las chicas de su clase, por un trabajo de grupo. María probablemente debería haber dicho algo inmediatamente, en lugar de guardarse su frustración para sí misma y luego enfadarse cuando, una semana después, la misma compañera dejó de hacer otro trabajo.

Si no te ocupas de las cosas pequeñas cuando suceden, pueden desangrarse en las cosas grandes y destruir completamente una relación de compañeras de clase.

No tiene que gustarte la gente con la que vives, pero un poco de cortesía y respeto común llega muy lejos. Estás atascada con tus compañeras de residencia durante todo el año, así que es una buena idea establecer las reglas desde el principio.

Sentirás nostalgia, así que llama a casa con frecuencia.

Nada te hace apreciar todas las pequeñas cosas que tus padres hacen, más que vivir por tu cuenta. Antes de ir a la universidad no tenía ni idea de que mi mamá había estado emparejando todos mis calcetines durante años, entonces no los perdía.

Tus padres también te van a extrañar; te quieren más de lo que crees y mudarte es más difícil de lo que crees. Aunque sea un simple mensaje de texto por la mañana haciéndoles saber que estás vivo, envíalo. Es importante.

consejos

Evita compartir demasiado en los medios sociales.

Estoy a favor de publicar fotos tuyas y de tus amigos divirtiéndose, pero la residencia puede sacar lo mejor y lo peor de la gente. No publiques nada que no quieras que tu abuela vea, y ciertamente no etiquetes a alguien más en una situación comprometida.

Todos ustedes están aprendiendo y creciendo y merecen cierta privacidad para poder hacerlo. Vas a meter la pata, vas a tomar algunas malas decisiones, te vas a avergonzar, y tu familia y tus futuros empleadores no necesitan ver eso. Guarda los recuerdos, no guardes las fotos.

Si es humanamente posible, evita las clases a las 8 a.m.

Apestan, y por mucho que te digas a ti mismo que tienes la motivación y la dedicación para llegar a tiempo a ellos, probablemente no lo hagas. Ya sea que se trate de aventuras nocturnas con tus amigas o de escribir un trabajo la noche antes de su fecha de entrega, lo más probable es que no siempre obtendrás unas 8 horas de descanso, así que date un tiempo extra para ponerte en marcha por la mañana si puedes.

Sé tú misma.

Algunas personas pueden pensar que mudarse a la residencia es una oportunidad para reinventarse, pero yo digo que no te molestes. Es muy difícil fingir ser alguien que no eres. ¿Y qué si eras un nerd en el instituto? ¡Vas a estar rodeado de nerds igualmente increíbles en la universidad!

La residencia está llena de gente diversa de todo tipo de orígenes, y todas ustedes tienen dos cosas muy grandes en común: todas viven en habitaciones y todas son estudiantes. Si eso no les une, no sé qué lo hará. Estás viviendo en lugares cerrados, así que estas personas se convertirán en tu familia, independientemente de tus diferencias. ¡En serio, hazlo!

Vivir en una residencia universitaria es una experiencia única que me enseñó mucho sobre mí misma y me ayudó a construir amistades duraderas y grandes recuerdos. Lo recomiendo a todas las estudiantes de primer año, incluso si tienes la opción de vivir con familiares o amigos en un piso.

10 consejos para vivir en una residencia universitaria
5 (100%) 1 vote

0 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

CONTACTA AHORA CON NOSOTROS O DÉJANOS TU TELÉFONO Y TE LLAMAMOS GRATIS

QUIERO MÁS INFORMACIÓN