CLICK AQUÍ PARA ESCRIBIRNOS

Esto es lo que tú vas a descubrir en la Universidad de Salamanca

Esto es lo que tú vas a descubrir en la Universidad de Salamanca
15 septiembre, 2015 Residencia Universitaria Santa Rosa de Lima
Esto es lo que tú vas a descubrir en la Universidad de Salamanca

Ya estás en Salamanca. Y en la Universidad, nada menos. ¿Crees saber lo que te espera? Te adelantamos unos cuantos “spoilers” sobre lo que vas a descubrir en la Universidad.

Primer spoiler: no tienes ni idea.

¿Cuántas veces te has imaginado cómo sería tu vida cuando estuvieras estudiando en la Universidad? Pues olvida todo, y dedícate a vivir esta experiencia. Exprímela al máximo, y déjate sorprender.

Segundo spoiler: los profesores son… distintos.

Te vas a encontrar de todo: profesores pasotas, comprometidos, eminencias, novatos, apasionados, iluminados, motivadores, gurús, cercanos, divertidos… En la Universidad, los profesores están mucho más cerca de los alumnos que en etapas educativas previas, tanto en edad como en intereses. No todos son maravillosos, pero seguro que encuentras a tu profesor/a inspirador, sorprendente, que hará que te replantees ideas que tenías instaladas en el cerebro desde antes de llegar a la Universidad.

Te recomendamos leer: Tú vas a conocer a estos profesores universitarios

Tus compañeros de clase: bendita heterogeneidad

Te vas a encontrar con alumnos de todo tipo, ¡y eso es algo genial! Para empezar, tendrás compañeros de tu misma edad, por supuesto, o de edades muy cercanas. Los estudiantes “de curso por año” suelen coincidir al empezar la carrera, y a veces también al terminarla. Pero junto a tus coetáneos te encontrarás a adultos “hechos y derechos”, jubilados, estudiantes de intercambio de otras universidades y países… Incluso vas a tener compañeros de clase temporales, sólo para algunas asignaturas compartidas. Generalmente, estos compañeros son alumnos de otros cursos.

Aprovecha las oportunidades (serán muchas) de relacionarte con compañeros de distintos cursos, edades y lugares de origen. Todo el mundo tiene algo que aportar, tú necesitas los aportes de otros, y otros necesitan de ti. En la Universidad, las oportunidades de enriquecimiento mental, cultural y social se multiplican.

Distintos, pero iguales: aquí tú ya no eres “raro”

El abanico de personas con las que te vas a relacionar es muy amplio. Además de valorar la heterogeneidad, descubrirás que hay otras personas con las que conectarás, pues compartís intereses, puntos de vista, aficiones, posturas vitales… En la Universidad vas a encontrar a las personas que marcarán tu destino y que te acompañarán el resto de tu vida.

Descubrirás que, aquí, tú no eres raro. Hay otras personas con las que compartir, dialogar y crecer, que te entenderán y no te juzgarán. Es muy común que personas que en su lugar de origen se sentían extrañas y continuamente juzgadas por los demás, al llegar a estudiar a Salamanca se dan cuenta de que pueden relacionarse perfectamente con otros, tengan sus mismos intereses o no, y se sentirán libres de cargas mentales arrastradas desde la infancia o adolescencia. Además: ¡siempre habrá otros mucho más raros que tú! Ah, y no tengas miedo de acercarte a los que antes habrías catalogado como “raros”: verás que todo el mundo tiene mucho que aportar.

La Universidad: una etapa mágica y casi irreal

Reconozcámoslo: la vida de estudiante universitario no es la vida real. A no ser que tengas que trabajar para pagarte tú mismo los estudios, claro.

Cuando eres universitario, las responsabilidades se limitan bastante. Puedes equivocarte, y las consecuencias no serán tan duras como en la vida post-universitaria. Es el momento de probar, de intentarlo, de poner en marcha ideas nuevas. Cuántas empresas de éxito han surgido de la asociación de varios estudiantes universitarios, que empezaron diciendo: “¿Y si hacemos esto, pero de esta otra manera…?”

Cuando termines la carrera y salgas catapultado hacia la vida laboral, no tendrás tanto tiempo libre para crear, para innovar, para experimentar. Aprovecha esta etapa universitaria, y no te olvides de disfrutar y ser feliz.

Recomendado: 3 consejos para empezar con buen pie en la Universidad de Salamanca

Spoiler final: ¿qué pasará cuando termine la carrera?

La idea con la que generalmente se comienza a estudiar una carrera universitaria es que la titulación obtenida será el pasaporte para obtener un puesto de trabajo relacionado con lo que se ha estudiado. Es un razonamiento muy lógico y común. Pero, muchas veces, está equivocado.

Es muy probable que, una vez obtenido el título, con mucho esfuerzo, sudores, euros invertidos, lágrimas, noches sin dormir y dolores de cabeza, nos encontremos con que las empresas que pensábamos que se iban a matar por ficharnos, ni siquiera publican ofertas de empleo. Y si les enviamos nuestro flamante curriculum vitae, no obtenemos ni una triste respuesta. Puede pasar, así que: ¡ten preparado un plan B!

Nos han educado para pensar que, con una formación adecuada, podremos obtener un trabajo cualificado, y con el que ganaremos buenos dineros, o al menos nos permitirán vivir decentemente. Es posible que ocurra esto, que nos contrate una empresa, nos afiancemos en el puesto, o vayamos ascendiendo conforme mejoran nuestras capacidades. Pero también es posible que no ocurra así. ¿Qué hacer?

Piensa en una persona, o en un grupo de personas. Puede ser una, dos, cinco, cinco mil, o treinta millones. Esa persona o personas tienen que tener un problema. Sí, un problema. Y aquí entras tú: rebusca entre tus habilidades, y encuentra aquella con la que tú podrías solucionar ese problema. ¿Esa persona o personas estarían dispuestas a pagarte por solucionarles “el marrón”? Si la respuesta es SÍ, ¡ya tienes un negocio! Ahora se trata de calcular el tiempo y costes que te supone solucionar el problema en cuestión, y valorar si lo que están dispuestos a pagarte te compensa.

¿Ves qué fácil? Detecta un problema que tú puedas solucionar, y cobra por ello. Pon en juego aquello que te hace especial, y haz de ello tu motor vital. Si eres un apasionado del surf, a lo mejor puedes dar clases de surf a ejecutivos en su despacho. O si eres un crack del inglés, podrías traducir páginas web al inglés desde tu casa. ¿Me sigues? Explota tus conocimientos y habilidades, y ponlas a trabajar para ti.

Puedes empezar durante tu etapa universitaria pero, si te lo puedes permitir, aprovecha bien el tiempo en la Universidad de Salamanca, y deja las aventuras laborales para cuando no te quede más remedio que buscar trabajo o emprender.

Esto es lo que tú vas a descubrir en la Universidad de Salamanca
5 (100%) 1 vote

0 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

CONTACTA AHORA CON NOSOTROS O DÉJANOS TU TELÉFONO Y TE LLAMAMOS GRATIS

QUIERO MÁS INFORMACIÓN